jueves, 27 de agosto de 2015

¡Ya estamos de vuelta! - Escapada a Oporto

Este año han sido nuestras primeras vacaciones con el gordito y, aunque su papá era algo reacio a salir de España y a coger el avión, al final conseguí que accediera a ir a Oporto, una ciudad a la que hace tiempo tenía ganas de ir.

Después de todo, ha resultado un viaje tranquilo y perfecto para todos, el papá contento se haber ido, el peque feliz de estar con los dos todo el tiempo y yo feliz contenta de haber acertado con la elección.

Aquí os cuento los detalles:

VUELO

Los vuelos los compramos a través de Raynair, tras consultar Kayak. Me daba un poco de miedito por el tema maletas, porque no queríamos facturar y esta compañía es bastante exigente con las normas de equipaje de mano. Pero al final llevamos el equipaje perfecto en unas mini maletas, no me preguntéis cómo lo hicimos, lo hicimos, pañales incluidos. Va a resultar que somos unos cracks del empaquetado.

Nada más subir al avión se agarró a la teta y a dormir durante medio viaje. A la vuelta que ya sabía de que iba el tema se durmió media hora antes de subir al avión y se despertó en el aterrizaje.

Importante a tener en cuenta con el peque antes de viajar, sacarle la tarjeta sanitaria europea y hacerle el DNI.

ALOJAMIENTO

Últimamente cuando viajamos nos alojamos a través de Airbnb, pero en esta ocasión apostamos por Wimdu porque lo que encontramos a priori nos funcionaba mejor por ubicación y precio, y así fue. No nos decepcionó para nada. César, el anfitrión, es encantador, nos vino a recibir a la llegada y nos hizo sentir como en casa. El apartamento es ideal, de estilo vintage, espacioso y totalmente equipado, además tiene una ubicación excepcional si quieres disfrutar al máximo de la ciudad (al lado de la Torre de los Clérigos).




¿DÓNDE COMER?

Si algo hay que destacar de Oporto es que, además de ser una ciudad con mucho encanto, se come de lujo y a muy buen precio. Las cenas las hicimos todas en el apartamento por el tema baño/cena de Jordi, excepto una que hicimos en el restaurante de nuestro anfitrión situado en el mismo edificio, Folias de Baco.

Folias de Baco

Un restaurante acogedor con una carta no muy extensa pero muy bien confeccionada. Disponen de un menú de 10 euros con una selección de quesos y otros productos regionales de calidad. 


Pero atención a los vinos, son cosecha propia y tienen una gran calidad. Además puedes comprar para llevar de regalo. 



Buena comida, buen vino y un trato de 10, que mas se le puede pedir a un restaurante.

Rua dos Caldeireiros 136, Porto, Portugal

Caldereiros

No tengo fotos bonitas, pero lo recomiendo 100%. Sobre todo recomiendo que os dejéis aconsejar por el personal del restaurante. Los buñuelos de bacalao son brutales y las gambas espectaculares.


Rua Dos Caldeireiros, 139Oporto 4050-139Portugal


Padaria Ribeiro Express
Para golosones empedernidos. Nosotros disfrutamos como enanos aquí. Las Natas están riquísimas y los cruasanes de mantequilla son excepcionales, pero atrévete y prueba lo que te entre por el ojo, que seguro será todo.




Praça de Guilherme Gomes Fernandes 21, 4050 Porto, Portugal

Mercearia das Flores

Comimos aquí nuestro primer día en Oporto. Un lugar bonito, trato amable, la cocina sencilla, poco 
elaborada pero correcta. Buena relación calidad precio. Además puedes comprar conservas y vinos a un precio razonable para llevar de regalo.






Rua das Flores, 110Oporto 4050-263Portugal

Café Santiago

No te puedes ir de Oporto sin probar la Francesinha y ésta es la mejor según el Time Out. Eso sí, hay que ir con hambre y sin prisas, pero vale la pena esperar para degustarla. El trato es amable y los precios asequibles (Francesinha 9.50 €). 




 No apto para vegetarianos y personas con el colesterol alto.




Rua de Passos Manuel 198, 4000-382 Porto, Portugal

Taberna dos mercadores
Es un pequeño restaurante situado en una de las calles que desembocan en la Ribeira. Pedimos un arroz caldoso de mariscos que estaba espectacular. Las raciones son abundantes y el precio acorde con la calidad. El servicio rápido y un trato muy amable. Si quieres asegurarte comer allí, te recomiendo que reserves, porque es muy pequeño y siempre esta lleno.






Rua Dos Mercadores, 36Oporto 4050-373Portugal


Un restaurante de andar por casa, está bastante escondido y si pasas por la puerta sin que te lo hayan recomendado muy probablemente no entrarías. De hecho, en nuestra primera visita al Mercado, pasamos por delante y no le prestamos atención. Nos lo recomendó una pareja de vascos simpatiquísimos que conocimos en la cola de entrada de la Librería Lello e Irmao, gracias a la simpatía del pequeño Jordi. Son especialistas en cochinillo y lo hacen delicioso. 




Nosotros comimos una ración cada uno, servida con olivas, pepinillos y naranja, aunque también lo sirven en bocadillo.

Rua Fernandes Tomás - 4214 Porto - 1º PISO (Mercado do Bolhão)

VISITAS INDISPENSABLES

Torre dos Clérigos
Vale la pena pagar los 3 euros de la visita por ver las vistas de la ciudad desde lo alto de la torre. Si vais con bebe, imprescindible llevar portabebe y olvidar el cochecito, porque la escalera es de vértigo, además de estrecha. La entrada te da derecho a visitar la exposición.



También se puede visitar de noche (de 19 a 23 h), pero entonces cuesta 5 euros y no tienes acceso a la exposición que ya está cerrada al público.




Rua de São Filipe de Nery, 4050-546 Porto, Portugal

Visita alguna bodega - Taylor's

Visitamos la bodega siguiendo las recomendaciones de otros viajeros de Tripadvisor. La visita es cortita y la tuvimos que hacer en inglés, aunque no fue un inconveniente. Es una bodega pequeña, pero tiene mucho encanto además de unas buenas vistas.



 La sala de barricas se ve añeja como sus vinos. Entrada: 5 euros que te da derecho a tres degustaciones.




Rua do Choupelo 250, 4400-088 Vila Nova de Gaia, Portugal

Puente de Luis I 
De visita obligada. Te recomiendo hacerlo desde distintos puntos, desde abajo cuando vayas hacia Vila de Gaia a visitar alguna de sus bodegas, y desde arriba para contemplar una mejores vistas de la ciudad.




Además de éste hay otros 5 puentes más.  Si los quieres visitar todos, existe la posibilidad de hacerlo con un barco. Nosotros no lo hicimos porque nos pareció demasiado turistada, pero ahí lo dejo.


Ponte Luís I, Porto, Portugal

La Ribeira

No puede faltar un paseo por la Ribeira, tanto a un lado como al otro, pero no te dejes liar por los camareros de los restaurantes. A pesar de las vistas, la comida no vale la pena y es carísima, vale la pena callejear un poco para encontrar un sitio donde degustar auténtica comida portuguesa de calidad.



Un paseo en tranvía

Con la aparición del metro y otros medios de transporte, el tranvía fue quedando en segundo plano y ahora simplemente funciona como reclamo turístico, pero tiene su encanto dar un paseo en uno de éstos por el centro de la ciudad. Existen tres líneas diferentes. Nosotros hicimos el trayecto de Carmo - Batalha de la 22 y de regreso paramos en la Ribeira y seguimos a pie.




Librería Lello e Irmao

Esta preciosa librería de estilo neogótico, considerada la más bella de Europa, ha sido escenario de algunas imágenes de Harry Potter. Vale la pena entrar a visitarla, solo cuesta 3 euros y te los descuentan si haces una compra. Recomendable ir por la mañana para evitar las colas.





Rua das Carmelitas 144, 4050-161 Porto, Portugal

Mercado de Bolhao

Es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad. Aunque está completamente apuntalado y parece que se va a caer en mil pedazos de un momento a otro, alberga mucha vida. Vale la pena visitarlo aunque no tengas nada que comprar, pero no te vayas sin probar las Natas de la panadería del piso inferior, son espectaculares.






Rua Fernandes Tomás (Edificio mercado Bolhao)


Seguro que me dejo alguna cosita, pero con esto tenéis una buena visión de Oporto y espero que os sirva un poco de guía.

Petonets




jueves, 30 de julio de 2015

Macarrones con salsa de ricotta y pomodoro


Me chifla la pasta y no me canso de probar nuevas recetas, inventadas, intuidas, copiadas…


Esta última es una copia intuida de una de mis salsas preferidas del restaurante Sarrietto en Barcelona: Ricotta e pomodoro.

Macarrones con salsa de ricotta y pomodoro



Ingredientes para 2 personas:
200 gr de macarrones integrales
200 gr de tomate cherry pera
Albahaca fresca
150 gr de ricotta
Aceite y sal



Mientras preparas la salsa, pon una olla al fuego con abundante agua, sal y un chorrito de aceite. Cuando arranque a hervir, añade la pasta y cuece según indicaciones de la marca.

Pocha los tomates en una sartén con un chorrito de aceite, tapándolos para que suden y se queden bien blanditos. Cuando estén blandos retira las pieles uno a uno.

A continuación, agrega la ricotta y las hojas de albahaca. Remueve para que se integren los sabores y sirve sobre la pasta. Añade unas lascas de parmesano y a ponerse como el ‘quico’.

viernes, 24 de julio de 2015

Ricos errores: Galletas de aceite

La cocina es pura magia. Un día te pones a probar una receta nueva, la lías parda y de repente intentando hacer un apaño te das cuenta que acabas de inventarte unas galletas súper ricas.

La semana pasada buscando por la red encontré una receta de ‘pastissets’, un dulce típico de la zona del Delta del Ebro en Tarragona. Tenía cabello de ángel que me dio mi cuñado para hacer unas cocas para San Juan que nunca hice, así que la receta me iba perfecta.


Seguí la receta paso a paso y cuando se supone que la masa tenía que estar elástica, la mía se desmoronaba. Entonces me di cuenta que había puesto más azúcar de la cuenta, así que añadí más harina, un poco más de aceite… no sé yo, y si le añado un huevo batido… otro poco más de harina. ¿Y si lo meto en la nevera a ver si endurece?...

Dos horas después, hice una prueba de cocción. Le di forma de galleta, 12 minutitos a 180 C y listo.
Prueba superada, así que continué cociendo toda la masa.

Una vez frías, eran una mezcla entre perrunilla y mantecado, pero más ligeras de sabor. Las iba a llevar a una quedada con amigos, pero la caja fue en descenso y se quedaron en casa.


Así que habrá que volver a hacerlas para presentarlas en sociedad.

viernes, 10 de julio de 2015

Probamos Nestlé Shakissimo

'¿Por qué caigo en la tentación?' Me lo pregunto una y mil veces, cada vez que me da por probar un producto nuevo que a priori sé que me va a decepcionar.

Soy fan del café con leche batido con hielo desde que viajé a Grecia (hace tantos años que no había ni indicios de crisis). Como la opción de tomarlo aquí se limitaba a pagar una pasta en Starbucks, me inventé una forma rica y baratita de prepararlo en casa con un bote de conserva y desde entonces es mi mejor aliado para pasar el calorcito en la sobremesa.



Hace un tiempo que vi anunciar Shakissimo de Nestlé y me prometí a mi misma que no caería, pero lo he hecho. Será por el pedazo de góndola promocional que han puesto en el Alcampo, pero he caído. 

Así que ahora puedo hablar con conocimiento de causa. Después de probarlo, me sigo quedando con mi versión casera por varios motivos:

Es más económica. Shakissimo 1,15 € - Versión casera 0,25 €
Es más ligero. Shakissimo 173 kcal - Versión casera 120 kcal
Es más saludable. Shakissimo además de leche, café y azúcar lleva espesantes y otros -antes-

Sin duda me quedo con mi Shaki-casero, aunque es una opción en caso de que te dé un apretón cafetero estando fuera de casa, no te digo yo que no, no se me vayan a enfadar los señores de Nestlé ^_^