6.10.2015

Yo porteo, tu porteas, él portea...


La temática de hoy es tan extensa que me daría para hacer muchos post relacionados, pero hoy me centraré en algo básico a tener muy en cuenta a la hora de iniciarse en el porteo, ha de ser un porteo ergonómico tanto para ti como para tu bebé. Hay que decir NO a las colgonas.

Antes de empezar advierto que no soy una experta en porteo, soy una simple usuaria. Hay personas que se dedican a asesorar en estos temas y que en caso de querer ampliar información estaría bien que contactarais con un especialista.

Cuando me quedé embarazada tenía algunas cosas claras que quería hacer, entre ellas que compraría una mochila para llevar a mi bebé cuando tuviera que bajar sola de casa (cuarto sin ascensor). De entrada no me informé mucho sobre el tema, una amiga usuaria me recomendó tres mochilas ergonómicas (Manduca, Ergobaby y Boba). De entre ellas y tras investigar un poco por internet me decanté por la Manduca.




Nuestra idea de porteo era por comodidad y practicidad en determinados momentos, para nada conocía los beneficios de portear al bebé, que son tantos que me gustaría dedicar un post para hablar de ellos. Lo que sí tuvimos en cuenta es que fuera en una mochila ergonómica y no en una colgona.

Aquí os dejo dos posts que me han ayudado a conocer más este mundillo:

A grandes rasgos, la posición correcta para el bebé ha de ser la de la derecha (ergonómica). Piernas abiertas sujetas de corva a corva, espalda redondeada en forma de C y vista de las piernas por detras en forma de M.


OJO!!! Hay marcas que van de ergonómicas y no lo són, además de ser súper caras como BabyBjorn, Stokke... El problema de utilizar una de éstas, es que puede afectar a la salud de tu bebé.

Volviendo a mi primera elección, la Manduca, en principio esta mochila se puede usar desde el nacimiento y hasta los 20 kilos, pero una vez la tienes y la usas te das cuenta de que quizás no era la mejor opción.

Si bien es cierto que cuando nació Jordi me fue muy práctica, a la que empezó a crecer (hacia los dos meses) el reductor se le quedó pequeño pero no era lo suficientemente grande para utilizarla sin reductor (hasta que no aguanta bien la cabecita). Ésto no te lo cuentan cuando la compras (según donde la compres).

Para mi suerte, una amiga me prestó un fular semielástico de Cybex, que estuve utilizando hasta hace poco. Me fue muy útil, tanto para pasear por la ciudad, como para hacer una caminata por el campo.



Ahora que a nuestro peque ya se le aguanta bien la cabecita, hemos vuelto a utilizar la Manduca.
Aunque ya estamos pensando en buscarle un sustituto, porque al ritmo que crece se nos quedará pequeña antes del año. Porque a pesar de las recomendaciones de la marca hay que tener en cuenta la anchura del panel, que le ha de recoger perfectamente la espalda, y que le sujete de corva a corva para mantener la M.

Otro tema a tener en cuenta con la Manduca es que el peque se coma los tirantes y si no vas con ojo se le quede marcada la boca del roce. Nosotros solventamos el problema colocando una muselina de tirante a tirante, aunque creo que la marca debería estudiar el tema.




Ahora y con lo que sabemos del tema, cuando tengamos que cambiar de mochila ya sabemos donde dirigirnos para que nos asesoren y probar opciones, porque no a todo el mundo le va bien lo mismo.

Hay muchas tiendas especializadas. En Barcelona me han hablado muy bien de la tienda Kangura, especialistas en porteo donde puedes probar las diferentes opciones para cada etapa, pero aún nos queda un poco de tiempo. Llegado el momento ya os contaré.

Si estáis  interesados en ampliar conocimientos sobre el tema antes de iniciaros en este mundillo, os recomiendo uniros al grupo de Facebook de Porteo ergonómico, allí podéis consultar a expertas del tema que os pueden informar sobre todas las opciones de porteo. Incluso podéis apuntaros a algún curso de porteo ergonómico.

Y nada más por ahora, suerte y feliz porteo!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada