11.25.2015

EL TAMAÑO SÍ QUE IMPORTA. COLECHO

Antes de nacer Jordi no me hubiera planteado meter al peque a dormir con nosotros. Es más, cuando alguna amiga me decía que si se despertaba su peque por la noche lo ponían a dormir con ellos, les decía: 'No sabes lo que haces, se va a acostumbrar y no querrá dormir nunca en su cama'. Eso es lo que siempre había escuchado decir a las 'mentes sabias' y lo pensaba seguir a pies juntillas. Es más, jamás había oído hablar del colecho.




Pero poco antes de tener al peque, una amiga me incluyó en un grupo de facebook sobre el parto respetado y allí empecé a escuchar a hablar del colecho y empecé a verlo con otros ojos, aunque no me sentía cómoda para llevarlo a la práctica con un bebé recién nacido por miedo a aplastarlo, aunque había la posibilidad de acoplar una cunita a nuestra cama. Pero la minicuna de bambú que le había preparado a Jordi era tan bonita que tenía que usarla sí o sí.

Cuando nació hicimos piel con piel durante los dos días de ingreso, incluido por la noche. Esa fue nuestra primera experiencia de colecho. Pero al llegar a casa, ya todos vestidos, llegó la noche y lo metimos en su cunita. Fue soltarlo y empezar a llorar sin parar, así que dormí con él encima de mi pecho toooooda la noche. Al día siguiente volvimos a repetir la operación y lo mismo.

El tercer día me resistía a volver a maldormir de nuevo, así que lo envolví como un canalón y lo metí en su cunita y como la seda. He de decir que desde el principio Jordi ha dormido bastante bien, cada vez más horas del tirón, pero cuando le sale algún diente, está malito o por cualquier otro factor se despierta y le cuesta volver a conciliar el sueño si no es con teta. Al principio me levantaba, me sentaba en el sofá y me quedaba despierta hasta que conseguía que se durmiera. Y a veces, al dejarlo se despertaba y vuelta a empezar. Entonces empecé a meterlo en la cama y así se dormía en seguida, con la idea de pasarlo luego a su cuna. Pero mamá osa tenía más sueño que el bebé oso y acabábamos los dos durmiendo como troncos toda la noche. Así empezó mi experiencia con el colecho.

Un colecho intermitente e involuntario que ha seguido durante estos casi once meses con Jordi. El mes pasado decidimos cambiar el canapé por problemas de espalda y Víctor pensó que ya que hacíamos la inversión podíamos ampliar el tamaño de nuestra cama: '¡Qué ilusión! Poder dormir los tres a pierna suelta y con espacio suficiente'.

Pues fue encargar la cama (una maravilla de 180 cm de ancho) y empezar a dormir todas las noches del tirón de 20.30 a 8 h, sí todo un lujo, pero ahora que ampliamos el tamaño de la cama...'No importa, así dormiremos más anchos', pensamos, pero cuando llegó la cama, esa misma noche Jordi se despertó a la 1 de la madrugada. 'Jajaja, os pensábais que me iba a quedar sin probarla'. Así que seguimos con nuestro colecho intermintente e involuntario, pero por lo menos ahora estamos todos cómodos.

Recientemente he leído un artículo de Para el bebé que relata los verdaderos beneficios del colecho para los peques y aunque nosotros no lo practicamos al 100% me parece super interesante.

¿A favor o en contra? ¿Hacéis colecho? ¿Habéis cambiado la cama o habéis unido otra? ¿Cómo lleváis las críticas?



10 comentarios:

  1. Bueno, me suena un poco la historia aunque nosotros no practicamos colecho.

    Con el mayor, como allí en Rusia ya estaba acostumbrado a dormir en su cuna, seguimos pero con la peque, al tenerla, ya desde el momento 0 y hacer piel con piel, la cosa cambió.

    No es ue hagamos colecho pero me pasaba como a ti, desde bebecita, se dormía encima de mi pecho y aún hoy, con 4 años y medio, se duerme conmigo en la cama y luego la pasamos a la suya o si está malita o pocha, se tumba encima mío, se calma y a su cama...

    Ay, me encanta este tipo de colecho!

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pasada la importancia que tiene hacer piel con piel y lo poco informada que está aún la gente. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Nosotros sólo practicamos colecho y sólo de madrugada, cuando se despertaba el peque, durante los primeros 8 o 9 meses de vida de Rosquis, luego ya ha dormido en su cunita, excepto si está malito y hemos adoptado el colecho, de maneta puntual. besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros lo ponemos en su cuna después de dormirlo con la teta, pero si se despierta lo traemos a la cama de nuevo y a dormir los tres. Un abrazo!

      Eliminar
  3. nosotros practicamos el colecho y no me vendría mal una cama grandota como esa... pero no nos cabe en la habitación... Muchas de las veces que el peque se despierta es porque se choca con nosotros y se coge unos cabreos... que tela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotros nos cabe justita pero lo he conseguido. El mío se pega a uno u otro según le da. Normalmente después de mamar me deja, se da la vuelta y se va con su papá. Pero va a días. Un abrazo!

      Eliminar
  4. Yo soy de colecho. Lo practicamos 100% es la única manera en la que yo puedo dormir. Al principio pusimos una minicuna colecho y ahí dormía ella. Hasta que tuvo 7 meses y no cabía en ella. Tanto el papi como yo hablamos del tema. Y aunque tiene una habitación preciosa y preparada para ella, decidimos que durmiera con nosotros, más que nada por la teta. Así yo podía dormir y ella mamar cuando quisiera, todo un lujo. Y es que solo de pensar eso de tener que levantarme para darle de mamar en plena noche, como que me da algo.
    Así que la metimos en la cama. Y mano de santo, se despierta una o dos veces y coge su teti, mama y se duerme.

    No habría problema si tuviéramos una cama como Dios Manda! como dice mi marido, que siempre ha querido una cama de 2x2. Pero es que por mucho que la quiera no nos cabe. Y ahora empezamos a notar la falta de espacio y es que creemos que con 17 meses ya puede pasarse a la cuna y así dormir todos mejor, pero... y como se lo tomará ella?? también he pensado en comprar una cuna colecho o una del ikea que viene a ser lo mismo y acoplarla a nuestra cama.

    Dos días que el papi no duerme con nosotras y dos días que hemos dormido a pierna suelta porque tenemos espacio.Está claro que algo tenemos que cambiar. ah!! y de estos dos días, se despertó anoche a las 3 de la madrugada, pero no porque tuviera hambre o algo así, .... nooooo, era porque tenía ganas de juerga y me tuvo media hora despierta, jugando con un muñeco!!!! :(
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja al final echáis al papi de la cama. Un abrazo!

      Eliminar
  5. Para mí con los peques es la opción mejor y más cómoda, aunque como tu dices mejor una cama ancha ya que sino te levantas con un dolor de espalda...!!Sobretodo cuando son más mayores o cuando se atraviesan en la cama!! Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mío se atraviesa a menudo, el que pringa es el que le tocan los pies porque mete unas patadas, jajaja

      Eliminar