8.26.2016

VACACIONES DE VERANO 2016 - DE NAVARRA A CADAQUÉS

Éstas han sido nuestras segundas vacaciones con el gordito y han sido estupendas. No hemos hecho mucha cosa, porque nos hemos adaptado a sus tiempos y a sus limitaciones, pero hemos disfrutado mucho de cada minuto juntos.


Primero estuvimos una semana en Navarra, en una encantadora casita rural cerca de Estella: La Madriguera de Tomaso. Una casa rural adaptada para niños y pensada para ellos, sin olvidar las comodidades de los papis. Desde el minuto uno, Jordi se sintió como pez en el agua y empezó a investigar cada rincón de la casa. Sin duda, un lugar recomendable para papis con niños que no quieren dejar de hacer cosas, pero sin olvidarse de las necesidades de sus peques.

Pizarra




Esta era nuestra habitación.

Habitación Uro

La casa está situada en Eraul, un pueblito al lado de Estella y de muchos otros lugares de interés para el visitante, como el parque Natural de Urbasa, al que vale la pena dedicar una jornada. Es un pueblo tranquilo, sin comercios, ni servicios, salvo la pizzería Pampinela que abre de viernes a domingo, famosa por sus deliciosas pizzas hechas en un horno de leña.




Embalse de Alloz

Para nosotros que tenemos la playa tan cerquita, cuando llega el fin de semana, no podemos pasar sin darnos un chapuzón y tomar el sol como los lagartos. Y ante la falta de mar, nos pareció genial pasar la mañana del sábado en el embalse de Alloz, eso sí, si vais, mejor con escarpines porque hay piedras y el baño resulta algo molesto.



¡El peque se lo pasó genial!

CADAQUÉS

Cuando volvimos de Navarra nos fuimos un par de noches a Cadaqués, para saciar nuestro mono de playa. Nunca habíamos estado y nos sorprendió gratamente, es precioso, a pesar de lo abarrotado que estaba todo.



Nos alojamos en en Hostalet de Cadaqués, situado en la calle de la fiesta, pero tampoco nos molestó a la hora de dormir. Aunque las habitaciones son muy pequeñas, sobre todo si vas con un peque, están muy bien decoradas y limpitas que es lo que importa.

El hostal no ofrece servicio de desayuno, pero justo en la esquina de la calle hay un local en el que se puede desayunar bien rico y a buen de precio. Y para comer o cenar existen muchas opciones, pero una que me gustaría recomendaros es Ses paelles de Cadaqués, donde la especialidad como su nombre indica son sus paellas, aunque también puedes ir a picar algo.




Sin duda, lo que más nos gustó fue la calita del paraje de Tudela en Cap de Creus. El agua transparente, fresquita, calmada. Si cierro los ojos todavía huelo a mar. Al peque le encanta el agua y a nosotros nos encanta que le encante y disfrutamos un montón los tres.



Para rematar una buena jornada playera subimos a visitar Cap de Creus y a comer en su restaurante, desde el que puedes contemplar unas vistas preciosas. No se come mal y el precio no se dispara demasiado, eso sí, son lentos lentos lentos.

Y hasta aquí unas vacaciones cortitas, pero de las que hemos disfrutado a tope.

¡Feliz vuelta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada